La importancia de habitar el cuerpo siendo un hombre

por Paco Salazar
Tallerista II edición Tierra de Soles 1-3 Mayo 2020

Habitar el cuerpo es una de las maneras de sentir las emociones y de revelarnos si vivimos acorde con la verdad de nuestro ser.

¡Uf…! Que lio… me refiero a eso de que los hombres cuanto más duros e insensibles mejor, pues esto ya no nos sirve. 

Hace diez años empecé un camino de auto crecimiento ya que me faltaba o me sobraba algo y empecé a cambiar cosas, y aún sigo en ello.

Mi ambición es conocerme y reconocerme.

Este propósito de auto conocimiento lo voy consiguiendo a través de mi cuerpo, mi cuerpo me habla y yo le escucho. Para mí, la puerta de entrada es a través de la respiración, del movimiento, del baile, los desbloqueos corporales y la quietud.

Hablemos de la respiración, del diafragma, esto tanto es para hombres como para mujeres, el diafragma es el músculo respiratorio más importante, separa el tórax del abdomen de una manera estanca, aunque es atravesado por muchas vías nerviosas y fluidos corporales, así como por el esófago, y también por meridianos con energía más sutil, nos parte en dos.

El diafragma nos parte en dos.

El diafragma es como si nos partiera en dos, separa nuestro organismo en la mitad superior, más utilizada para el contacto y encuentro y la mitad inferior más para el movimiento y desplazamiento.

Es un “músculo bisagra”, dicho esto si el diafragma va sufriendo estados de tensión, se cierra parcialmente estrangulando estas vías de comunicación, de flujo energético y así podemos no darnos cuenta de nuestras necesidades genuinas y de la carga emocional que hay en ellas, de la percepción de la realidad, del darnos cuenta que decimos los Gestálticos.

Todo este rollo es para tomar conciencia de la importancia de respirar bien, de una manera completa, movilizando el diafragma hacia abajo en la inspiración y hacia arriba en la exhalación

La mayoría de los hombres respiramos paradójicamente, es decir subiendo el diafragma al inspirar… sacando pecho, así sentimos menos, esta respiración se llama del guerrero, para no sentir, para ir a luchar, a la guerra.

Puedes practicar futbol, salir a correr o jugar a padel, y combinarlo con parar y observar que sucede dentro, qué hay dentro de ti, poco a poco aprender a confiar en lo que hay dentro de ti. Yo cada día, recuerdo y practico hacer varias respiraciones completas y generosas.

Para que no me manipulen no soy vulnerable.

También está la cosa de la vulnerabilidad que muchos hombres nos hemos tragado y la confundimos con ser débil. Ser vulnerable tan solo es ser permeable con lo que hay.

Esta creencia la vas disolviendo y transitando hacia diferentes emociones habitando tu cuerpo, conectado con él. Sencillamente mover el cuerpo, bailar, cantar, correr y sentir tu cuerpo.

Como hombres de ahora, creo que el reto es ampliarnos hacia una masculinidad más sana, que estas últimas décadas donde hombres y mujeres nos hemos metido en un buen lio, con esto del patriarcado donde todos perdemos.

Hacer menos y sentir más.

Cuando los hombres entendamos qué es habitar el cuerpo, cuando vivamos la experiencia de habitarlo bastante a menudo, seremos de gran ayuda.

Para acabar, no sé si has oído hablar de los ciclos masculinos, puedes googlearlo, se refiere a dos fases. La una; estar con un objetivo y, la otra; no tenerlo, y cómo nos sentimos en una u otra fase. También tenemos el ciclo hormonal masculino, cuando producimos menos testosterona nos volvemos más sensibles y podemos leer mejor las emociones y tener más contacto tierno con nosotros y con nuestras relaciones, aunque esto a veces nos detona a unos enfados importantes.

Cierto es que no tengo la regla, o quizás si… no lo sé, quizás un día me encuentro más débil o más desmotivado… o mas contento, o molesto por algo que no se qué es, quizás mi sistema nervioso también se altera con la comida, con el deporte que hago, con mis relaciones…. quizás no respiro bien.

Entender las sensaciones corporales nos llevan a nuestro auto conocimiento.

En mi vida he disfrutado y dado frutos, agradezco mucho mi carrera y mis logros. Cuando de una manera más consciente empecé a respirar, a practicar baile y movimiento, danza libre y en pareja, meditación, para mí fue un portal para conectar con mi ser esencial, soltar adicciones y relaciones tóxicas, habitar el cuerpo ahora es una necesidad para mi… ir quitándome contradicciones y ansiedad y tener una vida más saludable.

¡Te animo a que explores tu manera de habitar tu cuerpo!

Paco Salazar
Terapeuta corporal y empresario musical.
www.pacosalazar.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *